Victoria de la inclusión




Ningún partido o grupo político puede considerarse el vencedor en el Referéndum por la Reforma Constitucional.

Ha ganado el NO pero, como ha señalado José Virtuoso, de Ojo Electoral, "el voto chavista también colaboró con ese triunfo, por votar NO o por quedarse en su casa".

El chavismo fue una respuesta frente a la exclusión de grandes mayorías empobrecidas, pero ha optado por la confrontación como estrategia electoral y de gobierno. Por la descalificación de todo posible adversario como representante del pasado y de los ricos. El defensor de los excluidos ha terminado excluyendo. "El que vote por el NO está votando por George W. Bush" dijo el Presidente en el cierre de campaña.

La reforma representaba un avance radical en esta dirección. Más allá de ciertos aspectos progresistas, consagraba la parcialidad del Estado venezolano. Ante esta propuesta se ha impuesto la "profunda cultura democrática de los venezolanos", como ha señalado Teodoro Petkoff. Frente a la dificultad de escuchar y dialogar con en el contrincante político, han surgido los estudiantes, libres de culpas políticas previas.

Estamos frente a la oportunidad de una nueva inclusión de los excluidos; no sólo económica, sino política. De una sociedad popular, pero plural. De que el debate no se reduzca a atacar y defender. De que quede atrás el simplismo del "Chávez dictador" o de la "oposición golpista".

El más claro ejemplo es la relación que han tenido los factores políticos con el CNE. A pesar de su evidente parcialidad hacia el gobierno, han tendido más puentes hacia la oposición, y ésta ha aprovechado la oportunidad no para confiar, sino para vigilar y garantizar los resultados.

Eso esperamos del incipiente reconocimiento del Poder Popular, del cual tenemos la responsabilidad de hacer que sea un espacio para todos. Como ha dicho Raúl Isaías Baduel, necesitamos que la Fuerza Armada, la Asamblea Nacional, el Poder Judicial, la Fiscalía, etc, estén al servicio de los ciudadanos y no de parcialidades políticas.

Mientras tanto los líderes políticos deben aprender a buscar inclusión de los más pobres, sin exclusión de los que piensan distinto. Cada cita electoral es un diálogo. ¿Qué habremos aprendido para la siguiente ocasión?